LaSalvacion del Chef - El consumidor


La Factura

La garantía
Hoja de reclamaciones
Los precios
La publicidad
La calidad
El Euro
Las ventas a plazos
Las rebajas
Las asociaciones


 

La publicidad:

La publicidad en ningún caso inducirá al público a creer que el hecho de no usar determinado producto o servicio, supone pérdida de consideración social, mucho es lo que se ha discutido sobre la libertad de las empresas a la hora de anunciar sus productos, muchas veces la publicidad manda mensajes subliminales que solo capta nuestro subconsciente, ante estos mensajes negativos solo podemos defendernos con el escepticismo a cualquier tipo de publicidad.

La publicidad tampoco incitará directamente a los menores a la compra de un producto o contratación de un servicio, explotando su inexperiencia o su credulidad, ni a persuadir a sus padres que lo hagan. Se subraya el directamente, aunque bien sabemos que el resultado es el mismo si se hace directa o indirectamente, debemos intentar educar a los menores para protegerlos de la publicidad con ejemplos prácticos, para demostrarles que la publicidad es engañosa.

No se aceptará publicidad que de una forma u otra sea susceptible de inducir a error o producir engaño en el precio, contenido, origen, composición, propiedades o eficacia del producto o servicio anunciado. Normalmente en la publicidad hay siempre una letra pequeña en el lugar más insospechado, matizando la oferta, otras veces aumentan cientos de veces en la publicidad el tamaño del producto(Hamburgueserías, juguetes, etc.) ante esto bien poco podemos hacer, debemos buscar la letra pequeña y leerla.